Trabajar en Casa espacio medico

¿Cómo trabajar a distancia y no morir en el intento?

Una de las cosas que ha venido a cambiar la pandemia de Coronavirus COVID-19 y como parte de la “nueva normalidad”, es el trabajar a distancia o hacer home office. Si estás en esa situación, eres de los afortunados que tienen empleo, pero eso no quiere decir que sea sencillo adaptarte, te traemos algunos consejos para trabajar a distancia sin morir en el intento.

Trabajar a distancia es una práctica cada vez más usual en varios empleos, la cual ayuda a disminuir emisiones contaminantes, a aprovechar mejor el tiempo y la energía de las personas, y a reducir gastos de oficina, por lo que es una buena opción en muchos sentidos. Por otra parte, si eres población vulnerable necesitas quedarte en casa ya que podrías tener riesgo de enfermar de manera grave por el Coronavirus COVID-19.

El trabajo a distancia, necesita mucha disciplina y puede ocasionarte en algunos momentos malestar emocional como: insatisfacción, frustración o ansiedad. Pero como la idea es lograr que cumplas tus metas de trabajo, te sientas productivo, te mantengas sano y que además sigas teniendo buenas relaciones familiares, aquí te damos una serie de consejos para que puedas hacerlo sin morir en el intento.

Primero tienes que tener claro: ¿Qué es lo que más te afecta?

  • Las condiciones en las que estás trabajando no son las adecuadas.
  • Tienes más trabajo.
  • Tienes además que cumplir con las expectativas de convivencia familiar.

Una vez que definas cuál es la fuente de tu malestar… ¡Pon manos a la obra!

1. Arma tu lugar de trabajo.

Nuestra casa es muchas veces un santuario para los que salimos a trabajar largas jornadas y regresamos a descansar y pasar tiempo con nuestros seres queridos, por lo que es posible que nuestra mente asocie la casa como lugar de descanso y eso nos hace más difícil asumir que ahora ese lugar es para trabajar y dar resultados.

Por esta razón, te recomendamos que busques un lugar especial que destines al trabajo; no importa en que parte de la casa es, la idea es que sea un espacio adaptado y delimitado de tal forma que estés un poco más alejado del resto de las personas. Mantenlo ordenado, que tenga iluminación y que sea cómodo para motivar tu creatividad y lo más importante, que te permita concentrar. 

Si te distraes fácilmente, no es buena idea trabajar en los espacios comunes y de interacción como la cocina o la sala, si no hay opción, usa audífonos para darles a entender que no estás disponible.

Busca que el espacio que elijas tenga buena señal de Internet y de teléfono móvil para que no necesites moverte constantemente y que este ventilado.

2. Habla con las personas que viven contigo.

Esto es nuevo para todos, por lo que debes de ser tolerante y flexible con ellos, es normal que crean que estas disponible, ya que te ven todo el día. Por ello, explicales que la cantidad de trabajo y las horas que solías dedicar a la oficina siguen siendo las mismas, aunque estés en casa.

Ahora bien, recuerda que estas en tu casa y que es natural que se escuchen ruidos de la calle, ladridos de mascotas, personas hablando o tus hijos jugando, relájate, no te molestes por eso y no te sientas apenado si estas en una reunión o llamada de trabajo; todos están en las mismas circunstancias. El ser comprensible y flexible ante esta situación te evitará muchos momentos de estrés.

3. Establece horarios.

Estar en casa nos puede distraer y hagamos pausas innecesarias porque nos dan ganas de hacer otra cosa. Mentalizarte que tu hora de trabajo sigue siendo exactamente la misma y que debes respetarla como si estuvieras en la oficina, sólo recuerda que trabajar en casa no quiere decir que estás disponible las 24 horas del día para responder correos, llamadas o mensajes.

Define horarios para empezar a trabajar, periodos de descansos para tomar un desayuno, comer o tomar un respiro y para convivir con las personas con las que vives.

Plantéate metas de trabajo. Si las consigues en el tiempo programado, vas por buen camino; si no, intenta extender una hora tus horarios de trabajo, pero sin sobrepasar las ocho horas diarias o eliminar tus periodos de descanso. 

4. Mantén tus hábitos de saludables diarios.

El hecho que estés trabajando en casa, no quiere decir que debas estar todo el día en pijama, establece una rutina en donde te levantes antes de empezar tu jornada de trabajo, te bañes, te pongas ropa cómoda y realices tus alimentos en tus horarios habituales, procura que llevar una dieta saludable, mantenerte hidratado (8 vasos de agua al día) y evita las botanas y alimentos ultraprocesados que solo contribuyen a que aumentes de peso, en lugar de eso, come fruta  como una manzana, una taza de fresas o una rebanada de piña o papaya o verduras con limón y chilito entre comidas en pequeñas porciones.

Realiza actividades físicas durante el día, como estiramientos, pon algún vídeo de ejercicios, si sales de casa, procura hacer todo caminando y evita permanecer sentado por más de 3 horas seguidas, ya que le sedentarismo te puede causar muchas enfermedades.

5. Quita los distractores.

Tú conoces tus límites, se honesto contigo mismo y aléjate de todo lo que te distrae y te impide trabajar. Por ejemplo, establece horarios para prender la televisión, limita tu uso de redes sociales a los periodos de descanso y reduce gradualmente el uso del celular a lo largo del día. 

6. Disfrútalo.

El espacio donde trabajas debe de ser confortable y no un lugar que odies. Puedes decorar ese espacio a tu gusto, con cosas que incentiven tu creatividad y te den placer de sólo verlas: cuadros, cojines, colores, fotografías, mensajes o música.

Es mucho más sencillo de lo que te imaginas, a veces, sólo necesitas una silla cómoda, una mesa en una altura adecuada y un buen café, para disfrutarlo.

Finalmente, el trabajo a distancia o home office implica cambios, disciplina y adaptarnos a una nueva normalidad tanto en casa como en el trabajo, rompamos esquemas y aprovechemos el tiempo y los recursos que tenemos para seguir siendo productivos

¿Tú tienes algún otro consejo de como hacer home office y no morir en el intento?

Tú produces más, Espacio Médico te cuida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *